"EL MUNDO DE VICTOR BARON" y "DE ZARAGOZA AL ZIERZO" son espacios de comunicación donde poder divulgar, historiar y compartir esos hobbies e historias entrañables que forman parte de mi vida.

5/8/12

¡Cuando una bicicleta!, era mucho más, que una bicicleta.



Hace años era obligatorio llevar matricula en las bicicletas, incluso las de competición. A mediados de los años 60, recuerdo como en plena carretera de Valencia (en Zaragoza) como una pareja de la guardia civil (de a pié) me paró cuando regresaba de mi entrenamiento diario, me multaron por no llevar ni timbre ni matrícula...sin duda, ¡eran otros tiempos!.

Han transcurrido ya muchos años, desde aquellos lejanos tiempos en que al final de la Avenida de Cataluña, justo donde se encontraba Motos el Gállego (entrada al puente ), existía una guardería de bicicletas; una peseta costaba dejarla todo el día ... ¡casi nada!.


En ocasiones había varios centenares de bicicletas guardadas, mientras, sus dueños bajaban a Zaragoza a trabajar o a realziar algún recado, con otros medios de transporte, en tranvia y años después en autobús.  Normalmente una gran mayoría de esas bicicletas pertenecían a personas llegadas de los pueblos del entorno: Pastriz, Villamayor, La Puebla, San mateo, Perdiguera, Farlete etc.

Por aquellos años, una vez finalizada la Guerra Civil: años 40-50-60 e incluso los años 70, el poseer una bicicleta no era cualquier cosa, y no todo el mundo podía acceder a tan preciado vehículo de transporte, ésta era utilizada como un usual medio de locomoción, casi como el que ahora tiene un coche.


Entrañable fotografía tomada en el año 1949, la imagen fue tomada justo donde años después estuvo Motos el Gállego, al lado de la urbanización conocida como "Cobasa"  y antiguo emplazamiento de La Azucarera del Gállego. La fotografía muestra claramente los cientos de bicicletas dejadas en depósito,  hasta el regreso de sus dueños ... y cada día sucedia lo mismo; sin duda es una bonita imagen para el recuerdo, para un pasado muy reciente, pero ya casi olvidado (foto de mi archivo particular).




Esta era la visión que tenía el ciclista cuando se disponía a entrar en la Zaragoza de los años 30-40-50-60, por el antiguo Camino de Barcelona y más tarde Avenida de Cataluña.
Al fondo del puente y a la izquierda, se aprecia la famosa guarderia "de pago" de bicicletas. La procedencia de los clientes, que en su mayoría iban a trabajar a Zaragoza, era muy diversa, solian venir de los pueblos y lugares señalados anteriormente.



En Zaragoza capital las cosas eran algo mas sofisticadas y modernas. La "Sociedad de Velocipedistas" estaba situada en el entorno de la Plaza El Portillo y también por la Plaza Aragón, desconozco si existía más de una asociación.
Estas imágenes están tomadas a finales del siglo XIX y los "señoritos" se disponían a salir de excursión. Muchos de estos sporman competían en el "velódromo" ó "pista" situado en los Campos Elíseos, en la orilla derecha del río Huerva y en el mismo lugar donde actualmente se encuentra el cine Elíseos, pero repito, se trataba y era otro concepto, diferente a la filosofía actual del deporte. Tal es así que por beber agua durante la competición podían ser descalificados, era una ayuda no consentida. ¡ Nada que ver!  con nuestras excursiones domingueras.



Bueno, los tiempos ya han cambiado algo, nos encontramos en el año 2008 y estos esforzados bikers de Santa Isabel se dejan la piel en un lodazal...¡antes llovia!.
Algunos miembros del grupo de Santa Isabel celebrando uno de los muchos encuentros familiares que se producen a lo largo del año. No todo va a ser montar en bicicleta.


Los recorridos no tienen nada que ver con los que realizaban aquellos ciclistas de hace 100 años. Ahora existe un sentimiento mas lúdico del deporte...y se puede incluso beber agua durante el trayecto.


El Grupo ciclista de Santa Isabel disfrutando de los innumerables caminos que existen en la zona. De vez en cuando es conveniente "recomendable" parar y admirar el paisaje, tan cerca y tan desconocido.

Antes he señalado que no todo es montar en bicicleta, pero es conveniente tocarla de vez en cuando. Seguro que este almuerzo está más que justificado, eso espero, por que si no, ¡vaya unos deportistas! ... jajaja


Momento de partir rumbo a algún maravilloso lugar. Siempre es así, cada salida es única y las experiencias vividas durante el recorrido no se olvidan;  porque el ambiente es de auténtica amistad y camaraderia. Desconozco si aquellos señoritos de hace cien años tenían tan buen rollo, lo dudo pues se les ve como "demasiao estiraos y distantes".


De vez en cuando acuden amigos de otros clubes y hay que hacer los honores, en este caso se trata de Ricardo y Tomás de ZaraGoZabtt.


Con la construcción de esta pasarela sobre el río Ebro, todo es mas fácil y placentero. En cabeza del pelotón podemos apreciar al amigo Eduardo.







No hay duda de que el ciclismo está en continua evolución, los clubes proliferan por doquier y en esencia el hecho de ir sobre una bicicleta, pues, como que no ha cambiado demasiado.

Evidentemente poco tienen que ver: los materiales, la disponibilidad de estos, y la actitud y filosofía del que en nuestra época monta en bicicleta etc.

Hoy en día el salir con grupos ciclistas es mucho más de lo que significó en el pasado, representa principalmente: amistad, camaradería y ... mantener la forma física.
Los ciclistas que aparecen en la foto antigua, tenían otra percepción del "velocípedo". Era cosa de personas mas o menos pudientes y las competiciones en los velódromos estaban bastante profesionalizadas.














Afortunadamente los alrededores de Santa Isabel, Villamayor, Montañana, Peñaflor, La Puebla de Alfindén, Pastriz etc. son el lugar perfecto para practicar el ciclismo, tanto de carretera como de montaña, somos unos afortunados, no hay duda.



Saludos